default logo

Testimonios de estudiantes y diplomátic@s

danse

Danse avec les flammes - Jaume Genovart 1993



Agradecemos a l@s infrascrit@s el haber tenido a bien participar en esta página con sus apreciaciones y comentarios.




El equipo de DIPLOTAXIS.com


Marc SÁNCHEZ RUIZ, diplomático desde 2016:
“Para aprobar el francés de la oposición hay que estudiar con Fernand. Crees que sabes hablarlo hasta que le oyes corregirte, que tu escrito es suficiente hasta que lees sus comentarios. Lo que hace de él el mejor profesor de francés diplomático del país es que disfruta como un niño enseñándotelo. Combina rigor, conocimiento y exigencia con una capacidad pedagógica inaudita. Y no te lo pone fácil: en prácticamente cada clase sudas, dudas de ti, peleas, mejoras y repites. Pero los resultados son tremendamente satisfactorios: incluso aquél que nunca ha estudiado francés antes puede dar la talla en el alto nivel exigido por la oposición, y el que sabe, se desmarca. Una progresión como la que logra Fernand de sus estudiantes no la he visto en otra lengua ni con otro profesor. Definitivamente, ça pète sa mère!

Laura FONT GÓMEZ, estudiante desde 2011:
"Fernand Menier prepara al detalle todas sus clases para que el estudiante adquiera una fluida expresión oral y un lenguaje escrito correcto y preciso. Además, en sus clases no sólo se aprende a dominar una lengua extranjera, sino también cultura general y aspectos concretos sobre la labor del diplomático. Fernand Menier confía en las potencialidades de sus alumnos e intenta sacar el máximo partido de ellos, detectando sus puntos débiles y ayudando a mejorarlos".

Marc HERRÁIZ, estudiante de 2007 a 2011:
"La fase de idiomas de estas Oposiciones acostumbra a ser decisiva, por ello las pruebas de inglés y francés requieren una exigente preparación. Para que los candidatos puedan adquirir el nivel requerido, no hay duda que las clases de Fernand Menier, sinónimo de rigor académico y profesionalidad, son un instrumento muy valioso. Personalmente siempre he confiado en él, pues no sólo conoce en profundidad la lengua francesa, sino que también ofrece al estudiante una perspectiva mucho más amplia con su vasta cultura."

Arnau FORMIGUERA, diplomático desde 2009:
"La profesionalidad de Fernand Menier, así como el método que este preparador ha venido utilizando y perfeccionando a lo largo de su dilatada carrera, me fueron de gran ayuda para alcanzar el nivel suficiente de francés en la prueba de idiomas. Con el sello de Fernand, Diplotaxis debe establecerse como una herramienta de gran utilidad para los opositores a la Carrera Diplomática."

Oriol ESCALAS NOLLA, diplomático desde 2008:
"Cuando me planteé opositar, una de mis grandes preocupaciones era el francés. Creía no tener el nivel adecuado y veía con dificultad poder obtenerlo. Pero tuve la suerte de preparar los exámenes para ese idioma con Fernand Menier, con quien trabajé duro pero también pasé muy buenos momentos y es en parte gracias a él que hoy formo parte de la Carrera Diplomática."

Francisco Javier PUGA, diplomático desde 2007:
"Desde mi experiencia personal, recomiendo a todo aquél que esté preparando la Oposición a la Carrera Diplomática que se ponga en manos de Fernand Menier en lo que al examen de idiomas se refiere. Su rigor y profesionalidad, unido a su pasión por las lenguas y las humanidades en general, hacen que sea capaz de proveer una preparación omnicomprensiva que logra reforzar el nivel del alumno, tanto a nivel oral como escrito, dotándolo de la confianza necesaria para afrontar la prueba con garantías. Su trayectoria le avala y habla por sí sola. Conviene destacar igualmente su flexibilidad en horarios y la atención personalizada al alumno."

Antonio GUILLÉN HIDALGO, diplomático desde 2007:
"Fernando Menier es un revulsivo para todo el que quiera preparar la oposición a la Carrera. Su método de trabajo es una réplica de su forma de ser: perfeccionista, rozando lo quisquilloso; sólido intelectualmente, hasta extremos insospechados; generalista, pero profundizando en los temas relacionados con la oposición. Si a ello le sumamos una buena dosis de capacidad de comprensión de la naturaleza humana, el resultado es que por el precio de unas clases de francés obtenemos un entrenador personal que nos va a acompañar en la dura travesía del desierto hasta llegar a aprobar y, lo mejor de todo, un buen amigo para toda la vida. Si estás preparando y necesitas cualquier cosa, estoy a tu disposición en antonio.guillen@maec.es."

Xavier MARTÍ, diplomático desde 2006:
"Enhorabuena por esta iniciativa que va a permitir que estudiantes de cualquier lugar puedan preparar con profesores de la talla de Fernand Menier."

Antonio Luis RAMOS MEMBRIVE. Diplomático desde 2004:
Apenas cumplidos los veintitrés años, comencé a estudiar la oposición a la Carrera Diplomática. Aprobarla me costó tres largos y esforzados años, a los cuáles mucho debo y los cuáles mucho me adeudan. Fue una experiencia difícil y transformadora. Y sin la ayuda de mi profesor de francés, Fernand Menier, que más allá del francés siempre creyó en mí y siempre me alentó, quizá su resultado no hubiera sido el mismo. Decir que el profesor Menier domina un gran francés, y sabe ponerlo a disposición de sus alumnos, no pasa de ser un lugar común. Yo más bien de él destaco su humanidad, lo civilizado que es y precisamente la civilidad que transmite (signo casi desaparecido de nuestro tiempo), por lo que recomiendo vivamente frecuentarle, con la esperanza de que para otros ello sea tan provechoso como lo fue para mí."

Esther BORRÁS ANDREU, diplomática de la promoción 2003:
"Fernando, como muchos compañeros han apuntado, es precisión, conocimiento y profundidad, pero también comprensión con el error, que todos cometemos durante el proceso de aprendizaje. En mi actual puesto, después de muchos años de nulo uso del francés, me maravilla ver que sale casi espontáneamente. Ahora es cuando queda más de manifiesto que el método de Fernando no solo sirve para aprobar la oposición, sino también para que el alumno adquiera unas sólidas bases de francés. Te deseo mucha suerte en tu nueva aventura."

Manuel ALHAMA, diplomático desde 2003:
"Cuando comencé a estudiar con Fernand tuve inmediatamente la certeza de que la profundidad de sus clases no sólo iban a tener efectos lingüísticos, que los tuvieron, por supuesto, sino también personales, de formación humanista, de conciencia de lo que significa el aprendizaje y la enseñanza en toda su extensión, como transferencia de ideas utilizando la liturgia adecuada. Es, sin duda, un alquimista de la lengua francesa y un sabio clásico que consigue trasladar al discípulo al contexto adecuado en cada cuestión a tratar. Es un viaje en el tiempo y el espacio sin salir de la habitación."

Cristina AGUILAR, diplomática desde 2002:
"Todos los que hemos pasado por una oposición sabemos bien que el camino es duro, que requiere disciplina, fortaleza, paciencia. Y que no hay atajos, aunque sí grandes apoyos. Yo tuve la inmensa dicha de encontrar en mi camino a Fernand Menier, que me acompañó un buen trecho y me ayudó de forma decisiva a alcanzar mi meta. Sus clases están preparadas al detalle, con rigor, inteligencia, fineza y con no poco humor. Siempre salí de ellas con la sensación de haberlas aprovechado al 100% y con nuevas dosis de confianza y motivación."

Jorge SOLER HIDALGO, diplomático desde 1998:
"Fernando Menier fue, sin duda, el mejor profesor de francés que he tenido y contribuyó decisivamente a que superase los difíciles exámenes de idiomas de la oposición a la Carrera Diplomática. Asimismo, sus muy sólidos conocimientos de política internacional dieron lugar a no pocas charlas siempre enriquecedoras que complementaron el interés y eficacia de las clases".

Gauden VILLAS, diplomático desde 1996:
"Imagino que no le costará a la mente avispada darse cuenta de que un tipo que le pone a su novedoso invento el nombre de jaramago silvestre, por bien que lo camufle, en uno de sus habituales ejercicios de prestidigitación, con el rigor extemporáneo de su nomenclatura vernácula, no pertenece, precisamente, a lo que en otros tiempos se denominaría "el común". Un somero vistazo a la misma página web de diplotaxis creo que deja bien a las claras que Fernand, o "Menier" que es como le conocíamos sus discípulos en tiempos en los que al profesor aún se le llamaba por el apellido, no deja indiferente a nadie. Lo más parecido al mago Merlín que circula por Barcelona, doy fe de que sus pócimas, convenientemente agitadas con ciertas dosis de estajanovismo opositor, son lo más cercano que existe al obnubilante sabor del aprobado en lengua francesa, exigencia decimonónica y obsoleta, pero exigencia al fin y al cabo. Dice un compañero que Fernand fue su mejor profesor de francés. En mi caso, como en el de Penélope con Odiseo, sólo a él conocí. Me bastó y nunca quise a otro. Recomiendo, eso sí, que a poco que podáis vayáis a su casa del quartier latin -¿se escribe así, Fernand? -. Saldréis de allí sabiendo algo más que francés. Al final es lo que queda, porque del francés uno se olvida."

Brian BARDER
(Brian Barder, now retired from the British diplomatic service, was British ambassador to Ethiopia and Poland and subsequently British high commissioner to Nigeria and then Australia. When you have learned the difference between a British ambassador and a British high commissioner, you will know more than most British people know, and you'll be able to call yourself an expert in British diplomacy.)

"I send my warm good wishes to all those studying English in preparation for entering the diplomatic service of Spain, and using the invaluable resources of the new 'Diplotaxis' website. Diplotaxis is sparkling with links to all kinds of texts and websites which any student of language will find fascinating and rewarding; and the original material on the website is endlessly informative and stimulating. Those like me whose first language is English are fortunate indeed; to have to learn it as a foreign language is extremely challenging. But once you can speak it, understand the written and spoken language, and recognise its nuances (see how English borrows words from other languages, just as many other languages borrow from English!) you will find it enormously enjoyable. Diplotaxis will add greatly to that enjoyment. Good luck!"

Barrie ENGLAND
(Barrie England is a graduate of Oxford University in English Language and Literature and qualified as a teacher of English to foreign learners. He spent most of his career in government service, much of it abroad as a British diplomat. He has studied several other languages including French, German, Latin, Arabic and Old and Middle English. He is an English Language Tutor at Prima Language Services.)

"As a former British diplomat and someone who takes an interest in the worldwide use of English, I am very pleased to see this website established. I have long believed there is a need for diplomats who are not native speakers of English to have guidance available to them on the specific way in which English is used in the conduct of international affairs. There are well-established resources in other specialist areas such as law, medicine, and business, but until now there has been very little material available for those needing English for a career in diplomacy. The creators of this website are therefore to be congratulated on their initiative. I wish Diplotaxis every success and hope it will create the interest it deserves both in Spain and beyond."

Julien PERRIER
(Consul général adjoint de France à Barcelone depuis septembre 2016, ce diplomate français a intégré le Quai d’Orsay en 1979. Sa carrière s’est déroulée majoritairement à l’étranger, où il a exercé plusieurs types de fonctions diplomatiques et consulaires sur les cinq continents.).

« Connaissant Fernand Menier de longue date, je voudrais témoigner de la passion qu’il a toujours ressentie pour l’enseignement du français et saluer, à cet égard, son engagement dans la formation linguistique des diplomates. Avec Diplotaxis, Fernand a su créer un excellent outil destiné aussi bien à ceux qui veulent entrer dans la carrière diplomatique qu’aux diplomates chevronnés souhaitant se perfectionner dans le domaine des langues et de la communication. L’amour qu’il a toujours porté à la langue française n’a pas conduit Fernand à se cantonner à la langue de Molière ; il s’est également ouvert à celle de Shakespeare, ce qui est un choix judicieux. Car même si le français est traditionnellement considéré comme la langue diplomatique par excellence, il faut aujourd’hui faire preuve de pragmatisme et se garder de tout ostracisme dangereux : la langue est un vecteur de transmission, mais c’est bien le contenu du message et la réactivité qui sont des éléments déterminants dans le travail des diplomates au quotidien.

Pour autant, la promotion de la francophonie et de la langue française n’en reste pas moins une priorité de la diplomatie française. Le français est, avec l’anglais, la seule langue parlée sur les cinq continents. On compte aujourd’hui plus de 220 millions de francophones à travers le monde et le français est la deuxième langue la plus apprise après l’anglais. Il se hisse au 3e rang des langues les plus utilisées sur Facebook et Wikipédia et occuperait 5% de l’espace internet. Langue officielle pour une trentaine de pays, le français est aussi un vecteur de communication internationale, en tant que langue de travail dans les enceintes multilatérales (ONU et institutions spécialisées) ou encore langue officielle du Comité international olympique. L’Organisation internationale de la francophonie (OIF) regroupe 84 États (parmi lesquels 58 membres et 26 observateurs). Mais la francophonie ne se limite pas au partage d’une langue commune ; elle incarne aussi l’adhésion à des valeurs universelles, héritées de la Révolution française (« liberté, égalité, fraternité ») et visant à construire un monde plus juste et plus solidaire, dans le respect de la diversité.

La promotion de la langue française s’affirme ainsi comme un combat pour le pluralisme, pour un art de vivre, pour une certaine vision du monde. Et dans ce combat où chacun a un rôle à jouer, Diplotaxis occupe une place de choix. Merci, Fernand ! »