Libération. “Corralito” : y ¿cómo diablos hizo entonces Lavagna?